¿Te ha gustado el blog? Qué tal si nos regalas un +1

El Helado, saludable capricho

Escrito por Pascual Pomares el 15 de julio de 2014 | 17:08


Un verano sin Helado se convierte en impensable para muchos de nosotros...  y es que el Helado, tanto en verano como en invierno, se ha convertido en una de nuestras preferencias a la hora de elegir postre o simplemente refrescarnos en una día caluroso... de joguhrt, de melón, de chocolate, de frutas exóticas... gracias a la gran gama de sabores, a los que hay que agregar los cientos de nuevos sabores que todos los años nacen del trabajo e investigación de las heladerías con el afán de ser mas competitivas en el mercado, se pueden satisfacer todos los gustos y complacer cualquier capricho.

El origen del Helado parece un tanto incierto, aunque podría considerarse que su antepasado fuese una pasta de arroz blanco congelado que se consumía en China hace mas de 6000 años, a pesar de que nos parezca difícil imaginarnos que este Helado ancestral pueda compararse con el Helado tal y como lo conocemos.
Por lo que habría que esperar hasta el año 400 a.C. en Persia, para encontrar algo que nos recordará un poco mas a lo que entendemos por helado. Se trataba de un pudin o flan enfriados elaborado con agua de rosas, cabello de ángel y supuestamente azafrán, que era servido durante los veranos calurosos a la realeza.
Este hecho hizo que los persas comenzaran a perfeccionar las técnicas de almacenamiento de frío, consiguiendo mantener el frío durante todo la temporada en cámaras subterráneas llamadas ya-chal, que no eran más que almacenes donde iban acumulando el hielo que podían recoger en invierno y las nieves que conseguían recoger de las montañas en verano.
También se tiene constancia de que el Helado era consumido por los grandes ejércitos, como los de Alejandro Magno o Nerón que asolaron Europa, Asia y el norte de África durante los siguientes 500 años, que consistían en una especie de granizados de frutas o vino que eran elaborados por sus esclavos.
El Helado fue finalmente introducido en el mundo turco y árabe durante la Edad Media, donde se le conocí como chorbet en Turquía o charat en el imperio árabe, donde preparaban una base de azúcar, jugos de fruta y especias, a los cuales le agregaban nieve hasta convertirlo en un sorbete.

Pero hay que volver la vista atrás, de nuevo hacia China, donde el Helado tuvo una lenta pero constante evolución en cuanto a ingredientes y método de elaboración, encontrándose los primeros helados elaborados con leche, que se asimilaban mucho más a las características organolépticas del Helado actual. Tanto fue su popularidad que esta manera de elaborarlo se extendió en un periodo de tiempo relativamente corto por la India, Persia y posteriormente a través de los viajes de Marco Polo por fin llegó a Europa donde se convirtió en una delicatessen para la nobleza.
Poco a poco el consumo del Helado se fue popularizando e introduciendo en la cultura culinaria europea, donde sufrió otra gran evolución con el descubrimiento del nitrato de etilo y el descenso crioscópico con la utilización de salmueras como técnica de enfriamiento.
En un cubo rodeado de hielo y salmuera a baja temperatura, lograban congelar el Helado batiendo bebidas y zumos de frutas azucarados, mejorando el sistema de enfriamiento del mismo y que le otorgaba esa textura cremosa característica.
Aunque la entrada del Helado tuvo lugar principalmente por Italia la primera heladería se abrió en París en 1660 de manos, eso si, de un siciliano llamado Francisco Procope, que llevo la popularidad de sus helados hasta la corte de Luis XIV y sentó las primeras bases para la elaboración de los Helados Artesanales

Además de que comer un helado resulte ser delicioso, también es una fuente rica en vitaminas, carbohidratos, proteínas, grasas, minerales y fibra con el que a la vez que nos permitimos un capricho estamos haciéndole un mimo a nuestra salud.


Foto: Gelita

3 comentarios :

  1. ... y yo ayer baje la heladera al trastero... que desastre, tendré que recuperarla ¡¡

    ResponderEliminar
  2. Hola Pascual, me gustan tus posts y los uso para compartir en las redes que gestiono (@5sentidosrte y la mía), por ello me tomo el atrevimiento de hacerte una sugerencia: te faltan los botones en cada post para compartir en las redes sociales, yo igual lo hago, pero creo que así le facilitas el trabajo a tus lectores. Un saludo!

    ResponderEliminar